me hice un blog para archivar mis poemas, Estoy empezando. La idea es armarlos con etiquetas para algun dia hacer un libro que tenga alguna coherencia. Les paso el link, aunque todavía está en construcción poemasdeminagrande.blogspot.com

S I R E N A S
A H O G A D A S
E N V O D K A


jueves, 5 de enero de 2017

La angustia desde la filosofía.

Para nosotros, los que estamos engrapados al discurso de Freud, creemos que la angustia es algo estructural. No es posible eliminarla de la vida humana. La burlamos con la felicidad, con el chiste, con el enamoramiento, con los vicios, pero ahi está.

Hay un malestar en la cultura, en el intercambio humano:
Busque para uds. un texto de Dario

SZTAJNSZRAJBER

. sobre la angustia, pero esta vez desde la filosofia. En realidad, lo busqué para mi, y de rebote viene al sirenas.

La negrita es de la editora del blog.

La angustia

Hay algo que molesta. Hay una falla que no podemos resolver. Una falla de fábrica. Nacimos mortales, pero además nacimos. No éramos nada. Ahora somos. Luego, eternamente ya no seremos más. Por la infinita eternidad de los tiempos. Y en virtud de la misma eternidad que nos antecede. La falla hace que nada tenga sentido. O al revés. La falla hace que hagamos de todo para aplacarla. El mundo está repleto de objetos, prácticas, vínculos, instituciones. Todo parece estar hecho para dotar de un sentido a la existencia. Y sin embargo hay momentos en los que este gran pacto hace eclosión. Tomamos esa distancia indebida desde la cual observamos todo lo que nos rodea y así nada cierra. Nos vemos rodeados de cosas, que van siendo percibidas abstractamente como cosas, y en ese acto nos damos cuenta que algo del sentido se esfumó. Nos sentimos vacíos, pero insaciables. Ni siquiera aptos a emprender una acción para ver si algo nos satisface. Nos sentimos vacíos y percibimos todo vacío. Caemos en un estado como de insatisfacción permanente, de ansiedad sin objetivo, de aburrimiento esencial. Los medievales llamaban a esta sensación con el nombre de acedia. Es una mezcla de desidia y pereza. Cuentan que un demonio meridiano penetraba en el cuerpo de algunos monjes los días sábados, el día de Saturno, el día del tiempo. Y que los tiraban para abajo. Les quitaban la energía, la fuerza, el deseo, el sentido. Se confundían en los ritos. Se perdían en el desgano. Perdían las ganas.
¿Ganas de qué perdían los monjes? Se trata de un estado de ánimo, de un temple denominado taedium vitae: tedio por la existencia. No aburrimiento por esta acción o por este vínculo o por este trabajo o por este entretenimiento. Ojalá fuera tedio por algún objeto concreto. Pero el tedio existencial es aburrimiento por todo. Por el ser. Por tener que ser. Aparece sobre todo cuando nos hallamos abrumados de cosas y sentimos que ninguna aplaca lo único importante. Lo único importante que es inaplacable. Cuántos más objetos, más sensación de estar perdidos. Cuánto más lleno todo, más anonadamiento, más sensación de que todo en definitiva es nada. El tedio es tedio ante el todo, pero la angustia es angustia frente a la nada…
A diferencia del tedio, otro de los temples claves para Heidegger es la angustia, ya que desde la nada es quien nos hace patente nuestro ser-en-el-mundo. Nos hace patente nuestra contingencia, nuestro estado de apertura. Asumirnos así es ser concientes de que no somos nada. La angustia nos recuerda permanentemente que nada es absoluto ni definitivo. Nos descentra. Nos resquebraja. Nos baja del pedestal. Nos difumina el sentido. Cuando adviene la angustia, todas las cosas pierden valor, pierden sentido, presencia. Se evanescen, se vuelven meras formas, fantasmas. Recordando que a fin de cuentas todo es efímero, entonces todo pierde sustento, y se nos cae. ¿De qué sirve este amor, esta alegría, este trabajo, si en definitiva todo culmina y nada es efectivamente lo que es? Todo en la angustia se pierde. Nos sentimos extraviados, fuera de casa. Ningún ente parece tener sentido y cuando recobramos un poco el ánimo y se nos pregunta qué nos pasaba, respondemos: “no era nada”. Es que de eso se trata. De un encuentro con la nada. La nada que todo es cuando todo se devela contingente.
La nada no nos revela que nada es, sino al contrario, nos muestra que el ser no es absoluto. Pensar que la nada es, es consecuencia de una idea del ser como algo estable, fijo y definitivo. Por eso, cuando pensamos al ser en su conexión con el tiempo, caemos en la cuenta de su carácter contingente, y ello nos provoca un descentramiento de sentido. Básicamente, todos los entes que nos rodean, se enflaquecen, pierden espesura, ya que en el fondo, por ser finitos, no son nada. De este modo, la angustia, para Heidegger, nos coloca en otra relación con las cosas. Les quita peso, las vuelve superfluas.

Por eso, dice Heidegger que la cotidianeidad con sus objetos, artefactos y utilidades es el mejor lugar para huir de la angustia y por lo tanto, huir de lo que somos. La vida cotidiana, como un fármaco, anestesia nuestra conciencia de finitud y hace de la angustia existencial una dolencia. ¿Para qué recordar todo el tiempo que nos vamos a morir?  En la cotidianeidad olvidamos nuestro carácter finito y nos creemos dueños, propietarios, amos, cuando en realidad todo siempre se desvanece. Todo siempre es también nada. Y sobre todo nosotros mismos. Recordar todo el tiempo que nos vamos a morir es asumir que todo puede ser de otra manera porque nada es entonces definitivo. El ser humano dice Heidegger es ser-para-la-muerte. Eso angustia, por suerte, ya que nos devuelve la pregunta por el sentido.

Texto publicado en Tiempo Argentino en 2015




4 comentarios:

  1. Sin saber que nos hacíamos sabios lo cantábamos:

    Presente (El momento en que estás)

    Todo concluye al fin
    nada puede escapar
    todo tiene un final
    todo termina
    tengo que comprender
    no es eterna la vida
    el llanto en la risa
    allí termina.

    Creía que el amor
    no tenia medidas
    o dejas de querer
    tal vez otra mujer.

    Y olvidé aquello
    que una vez pensaba
    que nunca acabaría
    nunca acabaría
    pero sin embargo terminó.

    Todo me demuestra
    que al final de cuentas
    termino cada día
    empiezo cada día
    creyendo en mañana
    fracaso hoy.

    No puedo yo entender
    si es asi la verdad
    de que vale ganar
    si despues perdere
    inútil es pelear
    no puedo detenerlo
    lo que hoy empecé
    no sera eterno.

    Creía que el amor
    no tenia medida
    o dejas de querer
    tal vez otra mujer.

    Olvide aquello
    que una vez pensaba
    que nunca acabaría
    nunca acabaría
    pero sin embargo terminó.

    Todo me demuestra
    que al final de cuentas
    termino cada día
    empiezo cada día
    creyendo en mañana
    fracaso hoy.

    Cuanta verdad
    hay en vivir
    solamente
    el momento
    en que estas
    si el presente...
    el presente y nada mas.

    https://youtu.be/YiyGiHM1D_8

    ResponderEliminar
  2. sin ser sabios, uno lo intuye. Es verdad, Alejandro.

    ResponderEliminar
  3. Hola Nilda, Es increible. No se como se reparten las barajas pero uno entra en un sendero sin saber como. Primero tu blog, despues el poema de Escudero, el post de Geoge Michael, tu reflexion de como hay que hablar del amor, todo se va pegando en el radiador del alma. Ahora este post con el comentario de El Moscon, cancion con que enamore a la susodicha en los fogones de los años setenta. Parece que todo cierra: el recuerdo de la muerte de Leonar Cohen y sus poemas, canciones de Aute, hasta canciones de Los Fronterizos escuchadas en la niñez sobre el mismo tema llegan a la memoria,.. es increible.. Un abrazo DanielBVe

    ResponderEliminar
  4. uhh, que lindo lo que decís, este blog (como es viejo) no tiene nuevos lectores y ya se pasó de moda leer blogs, ahora todo es instagram y no me parece mal. Inclusive yo soy una ENORME tuitera, (enorme no porque sea gorda, que lo soy, sino porque tuiteo mucho)
    pero el blog es OTRA COSA, aca me repito hasta el hartazgo con mis berretines.. Entonces, que resuene en otro, es como un premio, un bonus track que justifica la compra del long play ... Todo cierra tal vez porque es generacional...¿será? Ya que sos lector, yo estoy como medio orgullosa de mis cuentos. Te voy a linkear a uno, el que recuerdo en este momento. http://sirenasahogadasenvodka.blogspot.com.ar/2016/09/como-no-hago-mas-que-quejarme-y.html SOy esa moribunda y en los sueños, vienen a visitarme las pibas de la visita, haciendome la gamba.

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

Alejandro Crotto y un poema cuya erótica puede pasar desapercibida a un lector desatento.

COMO CRECIENDO EN EL CARBÓN LA BRASA Entonces, de repente, percibir, como creciendo en el carbón la brasa, en cada cosa, ahora, alrededor...