hugo pratt

hugo pratt
SOLO SOY CRITICABLE EN EL MARCO DE LA IDEA QUE YO TENGO DE MI MISMO
(Ricardo Piglia)

S I R E N A S
A H O G A D A S
E N V O D K A


sábado, 18 de julio de 2015

Submarino

Nadie saca fotos de las cosas importantes, como el lugar donde vas a trabajar año tras año. Ahora puede ser, pero antes no. ¿a que loco de mierda se le hubiera ocurrido llevar la kodak un dia comun a la escuela secundaria? Todo ha cambiado, pero entonces las fotos eran sacadas por otro una vez al año, y no en el aula.
Yo me acuerdo exactamente el lugar donde me sentaba en quinto año, cuando cumpli 17. A esa escuela fui muy poco tiempo, entre marzo y octubre y despues me cambiaron de turno por un kilombo del que formè parte y no viene a cuento.
Recuerdo exactamente el montgomery (asi se llamaba por esas epocas) que llevaba, asi como la campera de corderoy verde musgo (o tal vez un color entre verde musgo y mostaza) que llevaba mi compañera de banco, Nora.
Mirando una pelicula del 2010, Submarino, una pelicula galesa, me vi parecida -no en las facciones, sino en el espiritu y en el abrigo rojo- a la protagonista.
Si supiera dibujar te dibujaria el aula, el pizarron, las ventanas, la Bonura dictando clase, o la Denardi, prendiendo sus cigarrillos con fosforos de cajita mientras decia lean de la pagina tal hasta la tal y esa era toda su clase.
Recuerdo especialmente una noche -era una escuela de noche- donde tenia colgado el abrigo en un gancho dos bancos mas atras, donde estaba la pared. Me levanto y mi blanco guardapolvo y mi banco todos enchastrados de sangre. Sangre de mina, nada grave. Me advierte mi compañero varon del banco de atras, me alcanza el abrigo, espero que se vayan todos para limpiar el enchastre del banco.
Eso no le pasaba a otras. Esa pelicula me removio cosas y ahora no se como limpiar el enchastre. Submarino, sep. 

6 comentarios:

  1. una de las cosas buenas y nostálgica que nos dan los años es el poder recordar... queda en uno si mas las buenas o las malas.... yo saqué fotos en mi banco de colegio pero 20 años despues, no está mal.... y me encanta sacarle en los lugares donde trabajo, auqnue después no las ve nunca porque a quien le gusta donde trabaja??? ja, al 20 % diría como mucho.... besos

    ResponderEliminar
  2. no creo que te sirva de consuelo pero ami me pasó en sexto grado, no salí a ningún recreo pero al final me tuve que levantar del banco, la maestra me fletó para mi casa antes de la salida y caminé las tres cuadras con una desazón en el alma que todavía la siento.
    la vergüenza es el peor de los sentimientos!

    ResponderEliminar
  3. creo que la verguenza no era por la sangre, sino en sentirme un bicho raro (sensacion que a veces todavia me acompaña, pero he hecho de eso virtud, me gusta no ser adocenada, ahora por ej. me he teñido las mechas californianas de violeta, ante el repudio de mi marido y la felicidad de mi hija)
    Lo que mas recuerdo es el gesto amable de mi compañero, al que la sangre no hizo retroceder. Y supongo que para un pibe de 17 años debia ser aun mas fuerte: Los hombres no sangran.jajajja

    ResponderEliminar
  4. la pelicula, SUbmarino, que recomiendo que se bajen de internet, tal como hizo mi hijo, se trata de un adolescente (varon) bicho raro.
    Acaso no todos lo fuimos????

    ResponderEliminar
  5. Todo un caballero con el "yo te comprendo" gigante, y vos con una angustia como si hubieras parido un nido de avispas.

    ResponderEliminar
  6. Cosas que se aprenden y que hay quienes aún denominan experiencia... nunca me identifiqué tanto con un personaje de película como el Jim Carrey de 'eterno resplandor de una mente sin recuerdos'... por algo será.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...