hugo pratt

hugo pratt
SOLO SOY CRITICABLE EN EL MARCO DE LA IDEA QUE YO TENGO DE MI MISMO
(Ricardo Piglia)

S I R E N A S
A H O G A D A S
E N V O D K A


sábado, 13 de noviembre de 2010

das narrenschiff.

Oxidadas por la sal marina, que no respeta fierro ninguno, las poltronas gritan  a quien las observe que deberían haberse renovado hace una decada. Lona verde y naranja, a rayas horizontales, en una trama que en algun momento fue clásica pero que ahora está desvaida.  Las lonas quemadas por el sol, no obstante, resistian el peso de estas mujeres.
Cuando el Rio de la Plata se mixtura con el mar, lo marròn persiste un rato largo. El agua carga sangrìa del Paraná, lleva moleculas de tanta miseria y verdor y tanta tierra roja que no entrega asi nomàs su escencia a la anodina y persistente agua marina.
El mar, desde aca parece, mas que agua, un enorme cobija turquesa que dos invisibles deidades sacuden como si fuera tomada por orillos que no llegamos a apreciar.
Las mujeres recostadas semejan enfermas graves o hombres capturados por la modorra despues de una comida copiosa. Estan entregadas.
Un mozo,  viejo, con callos plantales que lo hacen caminar como un contrahecho, calzado con zapatos de cuero lustrados en exceso, con cordones, atraviesaa cubierta repartiendo sundaes recubiertos de sirope naranja y azul .Al derretirse se forma un reguero de  baba gomosa sobre la popa. El mar, que es limpio, salpica y la injuria se lava
Ellas permanecen con  los ojos cerrados, envueltas en batas, todas iguales, un poco amarillentas, que supieron de mejores tiempos. Las batas son o fueron de Colmegna, la vieja casa de baños turcos, un bordado da testimonio.
Este ramillete de mujeres  estan hermanadas por la mirada perdida y el estigma del desaliento, que les refulge como si fuera una cruz de fuego en la frente..
Al terminar el sundae, se empiezan mover, como si todas ellas estuvieran en una sala de espera de medico y ya pasó demasiado rato y nadie sale a dar explicaciones.
Coloradas por el sol de noviembre, y despeinadas por los vientos que asolaban la planchada, no es necesario una mirada atenta para advertir que ninguna es hermosa, sino todo lo contrario y algunas, como yo, tienen poco pelo.Y como lo tienen largo, parece aun menos pelo.Unas cabelleras lamentables.

Dos hora ha que zarparon de la costa de  Quilmes.El preambulo fue la subida a un pequeñisimo lanchon donde permanecieron  paradas tal como se hace en un colectivo suburbano o en un ascensor atestado :digo, ignorandose unas a otras
Solo abordaron la nave cuando llegaron a la mitad del rio, donde las cartas nauticas indicaban la posibilidad. Me gustaria saber la eslora para explicarles bien.
Puedo decir que ninguna fue obligada. Mansas como corderos. Es que siempre hacemos eso, nos entregamos sin saber, yo hago eso, a mi me podria haber pasado).

Las recibio el mismo hombre del el sundae con sirope, pero con otro uniforme, asegurandose que no resbalaran en la escalerilla, que llegaran salvas a la planchada, a los deteriorados camarotes del unico subsuelo..Ellas no se dieron cuenta lo extraño del asunto, no sabian de rituales de barco, de capitanes, de que -necesariamente-tendrian que haber visto mas gente.

Ahora, mientras cuento esto, en este preciso momento una lo increpa, y le pregunta como se llama el barco. Insiste que es hora de develar el destino del premio de la Loteria Turistica, no quiere que se note pero está asustada.Yo conozco los signos: està asustada.  El sol la ha puesto como un camaròn, el pelo revuelto, la bata abierta que deja ver que abajo continúa (pese a las indicaciones en contrario) vestida con ropa de calle, para irse presta si fuera necesario (ese es el plan)
Inclusive abajo de la toalla en la que recostaba su cabeza segundos antes está su bolsito de mano.
El mozo de los cayos plantales intenta tranquilizarla. Le dice que la nave es Das Narrenschiff y que el viaje serà placentero.
Ella aprieta su bolso en la mano derecha, y por primera vez (es tarde) se da cuenta que en el mar (como en la vida) no hay por donde escapar.Yo, en cambio, intentaré dormir, mientras la nave va.


( alude a la nave de los locos. Foucault relata que tal embarcacion existio ¿es posible imaginarse una sociedad tan cruel que embarca lo monstruoso y lo deja a su suerte en la vastedad del mar? Stultifera navis, )

3 comentarios:

  1. junta un poquito de foucault, una pizca de Los premios, un cacho de las foules del sirenas, y aca está el cuento.

    ResponderEliminar
  2. Impecable (que quiere decir sin falta, imperfección o defecto), impecable, Sirenita.

    -Siempre habrá vasos vacíos
    con agua de la ciudad,
    la nuestra es agua de río
    mezclada con mar.
    Levanta los brazos mujer
    y ponte esta noche a bailar
    que la nuestra es agua de río
    mezclada con mar- canta Vicentico.

    ResponderEliminar
  3. gracias tomi, yo pense que era una porqueria, pero si ud. lo dice, para mi es mas verdad que si hablara el papa que vive en Roma.

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...