jueves, 8 de julio de 2010

huir con el circo, atras de los gitanos.


cambiar de trabajo, desechar como trapo viejo la monogamia, probar subir a trenes sin saber adonde pero lejos, hacerse promiscua, vender todo e irse a europa, a trabajar de mesera en barcelona, probar con el Nepal, aprender a manejar en tres clases y tomar  la ruta, por la patagonia, no volver a casa, o tal vez comprar licor y salir con la botella a la hora en que todos duermen y  chupar hasta derrapar  de cara al barro, no abrigarse, no volver no volver no volver.

3 comentarios:

  1. Si, hay días que sí. Muchos.
    Un abrazo errante,

    ResponderEliminar
  2. Claro! mejor que una película...

    Saludos desde Mundo Aquilante!

    ResponderEliminar
  3. salir con la botella es la menos riesgosa! ahhh, hacer como la belle de jour!

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...