a los lectores de este blog

mandenme en un post cualquiera,en comentarios, los links a los blogs que escriben. Quiero leerlos, como uds. a mi y he perdido el rumbo. Prometo pasar por todos. Estoy tejiendo blogues.


un poema de Mariana Kruk

# (de "fuego o nada")

#

cualquier vicio
conjuga por igual
placer y riesgo.
tu boca se prestaba
y yo,
ludópata del amor,
no me iba a tirar a menos.

lunes, 11 de julio de 2016

La encerrona trágica.

Este es un concepto de Ulloa, o por lo menos a él le gustó llamarlo así.
A veces la vida nos pone en encerronas trágicas. y son tragicas porque ahí quedas a merced de lo que quiere hacer el otro con vos. Hasta el amamantamiento puede ser una encerrona trágica con un madre cruel, que no te alimenta.
La situación clásica de la encerrona trágica es la del verdugo en la mesa de tortura. Nada de lo que hagas puede cambiar tu suerte.
La alternativa a la encerrona trágica es lo que se llama "el tercero de apelación" , alguien entre vos y el torturador, el cruel, el que puede hacer de tu vida miseria.
A veces uno se resigna, a veces aparece un tercero cuidador, alguien que media entre el cruel y vos.

Es que pensé en esto, mientras veía este video, que alguien colgó en tuiter, Ni sabía que iba a ver, solo lo puse en marcha porque las sirenas queremos mucho a Ulises Dumont.

2 comentarios:

  1. No conocía ese concepto, pero es muy diferente a aquel de Sartre decía (con bastante polémica) que "incluso en en el momento de la tortura uno puede elegir ser libre o no".
    ¡Qué grande Ulises Dumont! Cada tanto le toca un papel de esos, recuerdo "El censor"

    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. frodo, si queres leer mas de este tema en la net podes encontrar el texto de Ulloa Yo misma, en mi otro blog, tambien lo tomé https://elnosoyloquedeberia.wordpress.com/2012/09/29/a-que-se-llama-saber-canalla/

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

Alejandro Crotto y un poema cuya erótica puede pasar desapercibida a un lector desatento.

COMO CRECIENDO EN EL CARBÓN LA BRASA Entonces, de repente, percibir, como creciendo en el carbón la brasa, en cada cosa, ahora, alrededor...