jueves, 28 de julio de 2016

caterva de sapos.

El enojo por la incondicionalidad no correspondida es con uno mismo, leo en un tuit.
¿Por que no se podrá ser incondicional consigo mismo? porque el malestar por lo que no se es, o por lo que se es, te sigue como una sombra?
donde esta la ventanilla de reclamos? a quien reclamar? a Gardel? a Montoto?

Para ser incondicional con el que quiero bien, me he tragado inutilmente catervas de sapos. Nadie me lo pidió
Los caminos de la neurosis son infinitos y dolorosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...