a los lectores de este blog

mandenme en un post cualquiera,en comentarios, los links a los blogs que escriben. Quiero leerlos, como uds. a mi y he perdido el rumbo. Prometo pasar por todos. Estoy tejiendo blogues.


domingo, 12 de febrero de 2012

Petiscos e salgados. Cronicas: Hoy: Deus e fiel

                                                                                  —¿Y qué tal esas Europas? ¿Y esas Nuevas Yorkes?
—Y, mirá, casas más, casas menos, igualito a mi Santiago.
Hnos  Avalos.

Que he venido de Brasil, estuve unos días en Buzios, en Arraial do Cabo (una version del paraiso, o al menos del Caribe a mitad de camino) y tambien en Rio de Janeiro, que me agarro cansada. Ayer mismo caminaba por Copacabana pensando mas en mis rodillas que en la cidade maravilhosa.
Parece que no tenemos otro remedio que interpretar lo exotico. Asi lo hacia yo, desde entender logica pura hasta profundas invenciones que ni a mi me satisfaccian.
Interpretar lo ajeno, sabiendo que yerras.
Es que cuando uno se va de su dos por dos de tierra conocida empieza a hacer hipotesis de lo exotico, como si te pagara la national geographic, casi como un antropologo del siglo diecinueve.  
¿y como interpretaban? Desde sus propias significaciones. Centripetamente. Subjetivamente.
Por ej. Margared Mead le sacaba fotos a las pendejas de Samoa y su hermeneutica se iba al carajo porque partian de sus propias presunciones previas. Si bien vivio alli cuatro años no hablaba el dialecto y las informantes declararon despues haberle mentido. 
Y por que esta introduccion. Porque en el pais del tablito (el helado que pido cada vez que estoy en playas brasileras) yo veia y entendia. Entendia para el carajo, claro que si.
El punto del post es que cuando uno se va y ve, allende los kilometros, interpreta lo que le sale, partiendo de premisas probablemente falsas. Pero eso no importa, eso es lo que hacemos los viajeros. (y me llamo viajera cuando deberia llamarme turista, señor, lo se).
Entonces, sabiendo que los turistas somos falsarios y que nos autorizamos en antropologos berretas del siglo diecinueve para hacerlo quiero hablar de la religiosidad de los pueblos allende el estado de Rio de Janeiro.
Dios esta en todos lados. En las remeras de los que te venden churros, en los avisos de las inmobiliarias, en los carteles de la ruta. Hay iglesias metodistas, evangelicas, catolicas, adventistas, y todo lo que se te ocurra por arriba y por abajo. Te invaden los mensajes religiosos en las paredes, en los mapitas de turismo,  Las iglesias de buzios venden salgados y petiscos y estan abiertas y llenas de gente.
En Buzios, Dios esta en todos lados. Prendes la tele y de cuatro canales que agarraba la de mi monoambiente siempre te agarraba un pastor o como se llame a quien propaga la palabra de deus. Algunos con unos gorritos tridentes de colores extraños, por ej. verde. Otros que te hacian acordar a vendedores de autos en transe.
Pero ¡todo el dia! eh!. Se ve que nosotros aca, somos bastante nietscheanos, para la gran masa Dios esta muerto o no lo tenemos presente hasta que no lo necesitamos o que se yo.

Es decir, los brasileros se van a ir al cielo, porque creen en dios, el dios le invade lo cotidiano y hay mas iglesias que kioskos. He dicho.



2 comentarios:

  1. Es verdad lo que dice. Dios reina en Buzios....sobre todo en la puesta del sol en Azedhina.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. No me gusta esa 'pseudo' alegría brazuca,no me los banco,bahhhh!!!

    P.D.:Y si,DIOS ha muerto para los argentinos el día en que partió el FLACO... =(((

    BESOS TRISTES (aún)

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

Alejandro Crotto y un poema cuya erótica puede pasar desapercibida a un lector desatento.

COMO CRECIENDO EN EL CARBÓN LA BRASA Entonces, de repente, percibir, como creciendo en el carbón la brasa, en cada cosa, ahora, alrededor...