jueves, 28 de diciembre de 2017

estirpe

Le pedí a mamá que me diera
la libreta de inmigrante de la abuela Herminia;
que se vino de Galicia  en barco
para trabajar de sirvienta.
Azul, tapa dura,
Una dirección escrita en lápiz
Me dió una ilusión rara que fuera su letra
Y lo escrito un salvoconducto
por si se perdía en la  Buenos Aires de los años treinta

Al final la abuela se cagó suicidando con barbitúricos
después de un par de shock eléctricos
que la deben haber dejado bastante tolola.
Y que fueron indicados por el médico
para ver si se le ordenaba la tristeza.

Sé que cultivaba  en su jardín, flores para vender
en un tiempo en que se usaba ir de visita al camposanto.

Mi mamá no se sonríe nunca
ni queriendo. Jamás le hice una confidencia
hasta aquí,  una estirpe de mujeres
de las que no recibí estrategias para la alegría
La daga de la angustia
me  tornasola el cogote cada tanto
Y disimulo

Digamos todo: por parte de padre,
me vino un apellido alentador
que parece facilitar el asunto éste de la felicidad
No sé si porto encima el estigma incandescente
de quienes no supieron permitirse la risa gratis porque sí

Lo dejo sujeto al juicio inapelable
de tu mirada.

En todo caso
de la saga de esas mujeres severas
mi alegría nace huérfana y se cría a los ponchazos
guacha de permisos para ser






5 comentarios:

  1. a veces parece que tenemos una genética negativa
    pero al final somos nosotros quienes caminamos.
    abrazo!

    ResponderEliminar
  2. como dice gonzaguinha:
    "somos nós que fazemos a vida
    como der, ou poder, ou quiser..."

    ResponderEliminar
  3. Mirale el lado bueno, hubiera sido una joda si te bautizaban Dolores.

    ResponderEliminar
  4. El lado bueno es que soy una mina encantadora.
    Encantadora de serpientes.
    Pero esto no lo digo yo, me lo dijo una amiga. Me dijo: nilda, vos sos una encantadora de serpientes.
    Creer o reventar.
    Mi hija se llama de segundo nombre Soledad, Me parecia un nombre con mucha fuerza. Lo elegí por eso.
    Pero parece no haberle trazado un destino.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno, el otro día viendo cómo arrancar a maquetar tu libro (estoy en eso, tenga paciencia) me topé con tu apellido.
    Y lo primero que pensé fue... ¡vaya coincidencia! ¡similar a Freud! o Segismundo Alegre.

    Beso! feliz año y tengame paciencia

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...