domingo, 26 de octubre de 2014

Superyo.


No sé, no recuerdo bien
qué quería el carcelero...
¡...creo que una copla mía
para aguantarse el silencio!
Arnando  Tejada Gomez
Copas del prisionero







vigilarycastigarvigilarycastigarvigilarycastigar
el Amo nos quiere dóciles
tratamos de confortarlo
y sin embargo, esclavos discolos,
tratamos de huir
a la hora de la siesta
Agarramos el cauce del rio
 para que nuestro olor no nos traicione
y sin embargo los perros aúllan
y los escuchamos
mordiéndonos el hálito
que dejamos atrás

Cuanta mas libertad queremos
mas esclavos somos.

En torno a mi,  sirvientes contentos
que no perciben el amarre
cebandole mate al Amo
Es que les han puesto aire acondicionado, con estos calores

No lo elijo
Sudo el olor acre del miedo
la pestilencia del sinsentido

y me pongo vieja esperando otra cosa
que no existe

La libertad esta siempre mas allá.
Estamos prisioneros, carcelero.

El barro del río me emponzoña
y la correntada viene mala
atrás los perros
adelante la muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...