me hice un blog para archivar mis poemas, Estoy empezando. La idea es armarlos con etiquetas para algun dia hacer un libro que tenga alguna coherencia. Les paso el link, aunque todavía está en construcción poemasdeminagrande.blogspot.com

S I R E N A S
A H O G A D A S
E N V O D K A


martes, 18 de febrero de 2014

otros que no son como nosotros y asesinan las mañanas.

Por que no asesino las mañanas como estos muchachos del poema de Escudero.
Las mañanas me crecen por las piernas y me empujan para adelante. (si estas escuchando un chinglichin es un ruido hermoso que le he puesto al blog, escucha, atentamente, suena el viento)
No les permitire que uds. lo hagan. A cargarse alguna ilusion al hombro y a seguir poniendole el pecho a las balas.

Los Muchachos

A la mesa del bar van tres amigos 
todos los días para ver 
extinguirse la mañana. 

Hablan de que el río poco agua este año. 
Y a ellos qué, pero discuten 
como si poseyeran grandes cultivos. 

¿Y la política? 
¡Ah de los ladrones! Dice alguno 
y a otro le viene a la memoria 
el robo lejano de su bicicleta. 
La plata ya no alcanza para nada se quejan 
y arremeten contra la juventud 
a la que consideran hoy pervertida. 

Pagan de a cada uno el habido 
consumo individual y se alejan después con 
me duele un pie, esto es artritis, gastritis 
me produce el café. 

Y el mozo del bar con mirada aburrida 
los ve irse a mansalva con cara de inocentes 
cuando es público y notorio que están confabulados 
y otra vez han asesinado a la mañana.

2 comentarios:

  1. Caramba con esos malandras asesinos que claramente no somos. Ayuda a mantener el rumbo, claro que sí, la cariñosa amenaza e invitación de la última línea (la que precede al poema).

    ResponderEliminar
  2. Sería un "pecado" asesinar las mañanas. Lindo el chinglichin

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

Alejandro Crotto y un poema cuya erótica puede pasar desapercibida a un lector desatento.

COMO CRECIENDO EN EL CARBÓN LA BRASA Entonces, de repente, percibir, como creciendo en el carbón la brasa, en cada cosa, ahora, alrededor...