a los lectores de este blog

mandenme en un post cualquiera,en comentarios, los links a los blogs que escriben. Quiero leerlos, como uds. a mi y he perdido el rumbo. Prometo pasar por todos. Estoy tejiendo blogues.


un poema de Mariana Kruk

# (de "fuego o nada")

#

cualquier vicio
conjuga por igual
placer y riesgo.
tu boca se prestaba
y yo,
ludópata del amor,
no me iba a tirar a menos.

viernes, 17 de agosto de 2012

la niña mal educada.

6 comentarios:

  1. ¿Y como sopla la quena una niña bien educada?

    ResponderEliminar
  2. los instrumentos de viento no son los preferidos de las niñas educadas. Yo siempre sali con la bombacha bien limpia y con elasticos sanos, por si tenia un accidente fatal en la calle y me llevaban al hospital o a la morgue.

    ResponderEliminar
  3. Definitivamente admito que he sido y aún soy una de esas niñas mal aprendidas,porque tampoco esm cuestión de cargarles el bulto a mis señores padres que algo habrán hecho bien,no???

    P.D.:Lo de llevar siempre los calzones limpios y sanitos,me lo decía siempre mi madre,y la verdad es que nunca le di bola porque lo que una menos piensa es en estirar la patita,o si?? ;)

    Ahora,siempre llevé conmigo -en la cartera,ponele-,un calzón pipí cucú,porque una nunca sabe si se puede encontrar con ese 'amigo' que hace mmmmmmucho tiempo que no ve... :P
    jajajajajajjajaja

    BESITOS PREVISORES ;-)

    ResponderEliminar
  4. ahora me he dado cuenta de que la niña educada ¡va con la sirvienta por la calle! y bueno, en este lugar me junto con cualquiera ¡vamos que frecuento a gabu que lleva calzon en la cartera pero no por si la aplasta un carro de bomberos sino para cosas de niña casquivana!

    ResponderEliminar
  5. Fascinante. Leí "cargarles el bulto" y me asusté.
    Seguramente Gabu no fue educada así.

    ResponderEliminar
  6. De niña he sido de las "bien educadas" hasta que me avivé.

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

Alejandro Crotto y un poema cuya erótica puede pasar desapercibida a un lector desatento.

COMO CRECIENDO EN EL CARBÓN LA BRASA Entonces, de repente, percibir, como creciendo en el carbón la brasa, en cada cosa, ahora, alrededor...