viernes, 1 de abril de 2016

Los secretos.

Todos guardamos secretos: De otros, nuestros.
Cuando algo se devela, muere un secreto.
Por ahi, era algo ya sabido, pero la palabra lo pone en otro órden de cosas. Como alivia la palabra!!! ¿verdad?

Pero no todos los secretos son mala fariña, le salvan la vida a otros o son cosas para develar que claman por salir, como alguien hundido en el mar, busca sacar la cabeza:

Hay secretos que tienen que ver con la intimidad, que a nadie importan. Recuerdo cosas de la profesión (claro, soy psicologa, acá la gente lo sabe): un niño ha crecido cuando se da cuenta que sus padres no pueden adivinar sus pensamientos. Un puber ya no es un niño cuando ha entendido que hay cosas que son de él.Que tiene derechos a guardar silencio, secretos, intimidad.

De esos secretos trata este poema, de aquellos que no terminaran en chimento, ni en confesión. En cosas muy personales que fueron importantes alguna vez y ya no: Y que sin embargo no olvidas. Estan alli,

Esta es la segunda escritura de este poema: Lo lleve al taller y Os dijo que no se entendía. Para mi que la versión original le parecia una cagada y no le dio el corazón para decirmelo. Dijo que lo reescribiera.

Supongo que la segunda versión es mas horrible que la primera que salió de un tirón. (como yo escribo de un tirón tiendo a pensar que "sale como es" y lo demas, la reescritura, solo pervierte la verdad. Por supuesto esto no tiene sustento. Escribir es "reescribir".

Para que sirve un blog sino para acosar a los desprevenidos viandantes con sus obsesiones (sean musica, futbol, literatura, vida de la reina Máxima, política o cualquier otra pelotudez)


perdonen. Es lo que hay

Secretos Podridos

El alma, en sus pliegues
esconde secretos
que fueron brasa encendida
pero a los que  ya se les ha  pasado el tiempo
No tienen razón de ser
sin embargo siguen allí

Al repasar
mi mano por su lomo
siento la textura blanda
de lo podrido

Pienso con ternura
que lo que los envilece
no es intrínseco a la naturaleza de sus materiales.

No cometas le necedad de ignorar
que llevan lo algo santo 
y los repudies en silencio
Algo ajeno a su esencia
(una traición, una muerte,
el paso de los años)
 los ha vuelto tan inútiles
como un sachet de leche vencido.

Son la fruta que no se levantó en tiempo de cosecha
las horas muertas en los relojes
agua que se estanca
las lunas que estuvieron esperando

Fueron, al guardarse, cosas livianas y frescas,
azahares de novia,
papel de barrilete crujiente y coloreado,
canciones que traen la memoria de fogatas en otoño.

Algo los salva de la caída interminable
-Que es el olvido-

Y cuando los miro
recuerdo en esos guiñapos
su esencia santa,
en medio del oprobio de la podredumbre

Infinitamente triste el fin de fiesta de lo que no fue
un banquete donde los sanguches se han arqueado hasta ser bazofia.

Ellos, los secretos podridos, perdieron su Tiempo
debieron ser alas, flotar, sahumar el aire,
-especias o cítricos-
y donde el impiadoso ve un amasijo apelmazado
estuvo mi Ser, alguna vez

Canto entonces esta oda a los secretos podridos

que anidan en el corazón de la gente buena

No hay comentarios:

Publicar un comentario

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...