sábado, 14 de enero de 2012

Oro nestas piedras.

Y hora no te alcanza la palabra

para decir las uvas están verdes
/sino

que quisieras morirte.
Jorge Leonidas Escudero.

Encontré este poema y me lo quise para mi, no me alcanzaba con leerlo en su blog . Igualito que una sirvienta ladrona, me lo escondí entre las ropas y me lo traje. Aportare en mi descargo que nunca tuve uno así, señores,es que es un poema de puta madre. Esos que son como una piedra en la uretra, de las que salen con sangre, con humores acidos, que te rasgan la carne, que cuando esta saliendo, te agujerean la pija
. Una joya genuina Don Jorge Leonidas Escudero
Para tenerlo en cuenta, sanjuanino, empezó a escribir (como la sirena,pero infinitamente mejor, ni habría que mencionar la coincidencia) después de los cincuenta.
Se paso la vida como buscador de metales preciosos y encontró el  mas precioso, el oro de las palabras



La medecina
Les diré que me encuentro adolorido
por mujer que me desposeyó de ella,
quitó lo que me daba
y me en casi sin aire deja
o como naranja sprimida.
Me deshojó de su árbol como si a usté
de pronto lo dejan sin agarrarse de algo,
como que se me cayeran los pantalones
en medio de un baile
como de urgencia
necesitar ir a mear y no hallar dónde.
Así de desvalido.
Me hice ver con un médico y recetó
el desapego hombre, el desapego,
cambie de costumbres póngase
una tela metálica al pecho
así no se le incrustan mariposas dañinas.
En ningún peor caso me he visto;
pero aseguran los intrusos ques buena medecina
visitar lejanos países. 
Bien,¿pero a dónde he ir que no mesté sperando
la susodicha esa para castigarme
solamente porque la quiero?





1 comentario:

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...