domingo, 27 de septiembre de 2015

Me vengaré llorando

Tengo que vaciar el estante de bajomesada de la pileta de la cocina. No sale mucha agua, va a haber que desarmar los caños, algo de una transferencia, no se ni me importa.
Pero al vaciar hay que limpiar: no hay forma de que no se haya chorreado alguna salsa de soja que envejece allí. En el fondo debe haber condimentos repetidos: el orégano que uso, pero mas atrás un orégano que no uso. Y así con todo.
No es que sea sucia, es que me distraigo, la limpieza extrema no me dice nada.Lo haria solo para vengarme. Una de mis fantasías recurrentes es limpiar toda la casa, pero toda: los cajones de cada uno de los muebles, las puertas, todos los rincones y ver todo limpio como un quirófano, Y que ese dia entre la otra.
Siempre algo hogareño hubiera necesitado de un empeño que no tengo. Igual, este no es mi peor momento. Hubo tiempos de licencia por enfermedad, donde no me lavaba el pelo. Pero eso fue hace dos años.
La otra seguro que limpia bien. El nunca lo dijo, pero si yo fuera él hubiera buscado una mujer mejor, y no una peor. Pero tal vez no supo buscar bien. Y repite.
Es inútil que trate de apartar de mi cabeza sus méritos. El nunca la menciona, o si la menciona es como cuando uno dice "pasé por el kiosko", pero lo importante no era el kiosko sino que tomó el colectivo y llegó a tiempo al trabajo. Soy un insecto programado por neurotransmisores biológicos de los que nada se, lo que me interesa es el kiosko, el detalle, la nadería.
A veces pienso si seré la otra de la otra. Si ella mirará mi facebook como yo el de ella y que verá allí. Yo veo una mujer que no me llega a los talones, veo una princesa de disney, una imbecil, una garca, una buena mina, una que me pasa el trapo, un enigma.
No hay nada que la Ley pueda hacer: ni los papeles de divorcio, ni la venta del departamento, ni los dos años ya que él se fue de casa.
Quedamos amigos, es decir, a mi él no me importa demasiado. Es esa mujer. A veces lo espera en el auto. Ni siquiera bromeo con eso. Lo tomo con una naturalidad para la que no fui educada, para la que no tenia insumos. El día que la casa esté limpia le digo que pase.
La semana pasada me sentó. Yo estaba tomando mate, el vino por atras, me agarro de los hombros y me empujó hacia una silla; sin preambulos, como si hubiera roto algo valioso en una casa en la que fue invitado de compromiso,y  me dijo que iba a ser padre. Tiene casi cincuenta años, nunca quiso tener un hijo conmigo. Los hijos atan. Me agarró una migraña que trate de pasar con vino, pero terminé mirandole las fotos publicas que pude rastrear en internet. Klosidol tendria que haber tomado, cicuta.
Me vengaré llorando. La frase es de José Martí.
Ella tiene otro hijo, y el debe haber ensayado y no fue tan malo.
Lo que mas me molesta es que la otra debe sentirlo como un triunfo. Se llevó mi marido, mi casa de Pilar, (en realidad la vendimos y yo tengo la mitad de ese dinero, no íbamos mucho), se quedó con un futuro que ya pintaba aburrido, se quedó con una ropa que no me sentaba.
El va a venir a arreglarme la canilla. Ni siquiera tuve que pedírselo, me vio enjuagando unos platos y vio que ni salia agua y dijo el domingo vengo con las herramientas y te lo veo.
Lastima que no se me de por contratar a alguna mujer por horas. Tendría todo limpio, le diría pasa por favor, no esperes en el auto, y menos en tu estado. Y alardearía un poco de mi biblioteca, de mi casa limpia, de mi independencia, Le comentaría de un viaje próximo a un destino exótico que ella jamas podria tener con un hijo en la panza y uno en el jardín. Vietnam, por ej. Estuve mirando Vietnam en blogs de viajes y lo puse en el facebook por si ella miraba. Tambien puse el precio, para que se mordiera los labios.
Me mata la indolencia y las pocas ganas que tengo de vaciar el bajo mesada.
Y ya empezó mi venganza.







2 comentarios:

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...