SIRENAS AHOGADAS EN VODKA
EL BLOG DE NILDA

tomando café.

tomando café.

Marguerite Duras.

El deseo es una actividad latente y en eso se parece a la escritura: se desea como se escribe, siempre."

*Marguerite Duras, entrevista en Le Nouvel Observateur, 14 de noviembre de 1986.-

jueves, 16 de febrero de 2017

Locutorio

Él me lo dijo medio en broma: si estas yendo a un locutorio, vos también sos rara.
Sabía del asunto, él había administrado uno, en épocas donde no alcanzaba con tener celular para conectarse a internet y podemos pensar que  conocía la condición humana .

Aquellos lugares vienen en mi recuerdo siempre con olor a cigarrillo, mugrientos y sórdidos.
Pienso en  uno de la calle Italia, casi Laprida, en Lomas de Zamora, con moquette incendiable, kiosko adelante y largo, con  arquitectura de pasillo central de cine o de iglesia, maquinas a los dos laterales, que apestaba con olor a tabaco mezclado con desodorante de ambiente y agua de cocinar panchos trasnochados  . Estaba abierto las 24 hs. y me le imagino un turno noche de terror.
Yo iba de mañana y casi siempre con otras psicólogas, a hacer cosas de trabajo. Era difícil encontrar pc disponibles en otro lado. Bah, si trabajas en lo público, sigue siendo dificil encontrar otra pc disponible si a la tuya le pasó algo,pero carezco de voluntad como para hacer trabajos en locutorios:pasó la vida y  ya no tengo fé.

Mi experiencia extrema  aconteció en uno de la estación Lanus, propiamente "la estación", se debe haber fundido y en ese local venden  pan fargo casi vencido a mitad de precio.
Tenia formato de cajita de tes exóticos: una cuadricula donde en cada cuadrado había una maquina y un ser humano, en un primer piso donde no estaba el empleado, solo 16 maquinas alineadas en forma de 4 filas/cuatro columnas.separada por biombos que te llegaban hasta la mitad de la cabeza, razón por la cual solo podías ver (adelante y atrás y a tus costados) si la maquina estaba ocupada , pero no así al ocupante. Para ver controlar el lugar había cámaras de seguridad que se miraban  en la pequeña planta baja (que tenia salida al anden y a la plaza Belgrano).
Mientras estoy en mis cosas, el cuadrado de al lado es coaptado por mucha policía, dos o tres canas que se llevan a un tipo del forro de las bolas, en un operativo ruidoso y breve que me espanta y me hace cerrar mi hotmail de entonces e irme con premura.
 Cuando le pregunto al empleado que había pasado, el pobre diablo en cuestion estaba haciendose sexo justiciero por él mismo en este espacio compartido. Al lado mio, separado por un breve biombo Y yo tan pancha en mis cosas: Se ve que era asqueroso pero a la vez silencioso y quieto.  Por supuesto también habia niños jugando los juegos que se jugaban entonces entre las dieciséis maquinas de tan abyecto lugar. Hicieron bien, la policia. Las asquerosidades se hacen en privado.

Recuerdo incluso algún locutorio de la época que ademas de tener la larga fila de maquinas una al lado de otra, ofrecian casillas privadas ¿como no imaginar gente mirando porno alli? que sería tan secreto si no ?a quien le podias estar escribiendo cartas que necesitaran estar encerrado? a la Embajada rusa?
Imagino una practica habitual mirar porno en el locutorio para los hombres solitarios. Habitual y no por eso menos triste. Mas triste que levantarse una puta barata en constitución. Como un tango,una tarde de domingo .Asi de triste.

Atisbar las pc ajenas cuando uno iba saliendo, una pequeña practica voyeur... Gente sonriendo o tal vez riendose al ver fotos de amigos, chistes, o vaya a saber que cosa. Jovenes mirando sus estrellas preferidas de cualquier firmamento (motos, cine, música, super heroes) Pelotudos grandes jugando juegos de rol, Personas chateando con desconocidos esperando el amor o casi. Viejas luchando con el encendido de la pc. Toda una corte de los milagros. Pordioseros de la virtualidad, abuelos de la nada.


Yo no tenía blog entonces,recien  había descubierto el mail y me mandaba cartas con compañeros que estaban planificando una  reunion egresados despues  de 30 años de dejar la secundaria. He ahi la proto sirena en vodka, porque es el tiempo en que empecé a escribir "algo". La sirena en vodka es hija de esas cartas de locutorio. Descubrí allí que amaba escribir cartas y contar historias, de eso a tener un blog, nada.

que hay en los locutorios?
Personas que ni saben reconocer las letras en el teclado tratando de enviar curriculums, viejas que quieren comunicarse con parientes lejanos, paginas que solo admiten reclamos en formato virtual, los empleados de locutorios, como aquellos que le escribian los mensajes a los iletrados ¿cuantos secretos se enterarán? Nosotros, los que hacemos de la internet el libro mas consultado, los que no somos "nativos virtuales" pero lo parecemos, los que no escribimos cuentos ni poemas si no es sentados frente a esta maquina (yo pudiendolo haber hecho elegí no comprarme una pequeña net book sino un verdadero cpu con un tamaño familiar, solo por gusto, y tengo en el salvapantallas un dibujo de jardín de infante y cuando veo mis fotos, las puedo ver enormes como una traición) nosotros somos hijos del locutorio.
tal vez somos un poco siniestros a nuestra manera. El locutorio es una especie de confesionario sin cura, un lugar secreto e indigno, comercial y pecaminoso, donde se va a ver cosas que de las cuales no se puede aplazar la espera ¿como no ser alguien raro allí?.
Resultado de imagen para locutorio en lomasLe dije al dueño del locutorio que me escriba un relato para el sirenas. Solo dudó de cual abominación abordar. Yo sonreí.

Pd: espero en los comentarios relatos de locutorios, queridos lectores. Resultado de imagen para locutorio estacion palomarResultado de imagen para locutorio

6 comentarios:

  1. pensandolo bien, tengo un relato con un locutorio, con un tipo mirando porno al final. Es un buen relato, creo.
    http://sirenasahogadasenvodka.blogspot.com.ar/2010/10/hospital.html Lo escribí en el 2010. Sabía de que hablaba.

    ResponderEliminar
  2. Los cibercafés, algunos con cabinas de telefono, tuvieron su momento de gloria. Luego empezaron las regulaciones muy molestas, uno es mayor de edad para que le prohiban entrar en ciertas paginas. Y fueron perdiendo público. Me parece interesante lo de las cabinas privadas, no ser vigilado por el dueño de un ciber. O alguien de otro lado.
    Aunque de acuerdo que los actos intimos son para la intimidad.
    Bien contado

    ResponderEliminar
  3. gracias Señor Demiurgo. Ud. es el unico que me hizo el bien de comentar el post!!! Este blog no carece de lectores, sino de comentadores. Yo creo que los cibercafe cayeron no por las regulaciones sino porque la gente se puso internet en su casa. Lo de las cabinas privadas me parece muy creepy. Y como dice un capitulo harto conocido de los Simpsons por boca de la mujer del reverendo Alegria ¿alguien pensó en los niños?
    No me gusta ir a un locutorio y que haya gente mirando porquerias.... Me da de pensar que son muy raros esos personajes...jajaj Igual no me contó una "historia de locutorio"que era la consigna (No tengo consignas , pero adoro las historias bien contadas) Gracias por pasar. Ah, el relato, ... es viejo pero muy amoroso.

    ResponderEliminar
  4. Laburé atendiendo un locutorio con 12 pcs. Y, como te dije había personajes de todo tipo. Estaba el que todos los días a la misma hora tres veces por día entraba a ver qué número había salido en la quiniela, garpaba sus 3 minutos de uso y se iba. Estaban los usuarios tranquilos, los adolescentes en busca de minita que sonreían mientras chateaban y luego miraban de reojo para ver si uno los estaba mirando, también los pibitos que se peleaban. Uno de las peleas más comúnes era cuando eran 3 o 4 en la misma máquina (por falta de guita) y se tenían que ir turnando... claro, al momento de compartir o sacar al que lo estaba ocupando se pudría todo. Y estaba el que pedia la maquina 12 (allá en el rincón), se sabía que iba a hacer.
    Pero, como te dije, el peor de todos era un tipo que (por haber visto la noticia en el diario o porque alguno le avisaba de la existencia del video en cuestión) pedía una máquina y, para que todo el mundo lo viera también, se ponía a ver videos de electrocuciones, decapitaciones, etc...

    Me hizo entrar un amigo que laburaba en otro del mismo dueño, y a ese le pasó una buena historia. Que te contaré en un próximo comentario... porque se me termina el turno del locutorio, jajaja

    Beso!

    ResponderEliminar
  5. el locutorio como entrada del averno!! hoy me entere que hay un género, el slumb o algo así que tiene que ver con porquerias.
    Señor, no lo quiero sentado al lado mio en el locutorio, asqueroso, policia! policia!

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.