me fui de vacaciones, hasta la vuelta

vacaciones

vacaciones
hasta la vuelta

Marguerite Duras.

El deseo es una actividad latente y en eso se parece a la escritura: se desea como se escribe, siempre."

*Marguerite Duras, entrevista en Le Nouvel Observateur, 14 de noviembre de 1986.-

sábado, 17 de diciembre de 2016

variaciones sobre un asesinato

en una época de mi vida, solo leía novelas negras, de los cuarenta, los cincuenta. Novelas americanas que habían nacido siendo baratas -pulp fiction, y que terminaron siendo de culto: Cuando yo las leía, ya lo eran.
No eran relojitos: los que las destriparon sabían que había allí saltos a la lógica, asesinatos que no quedaban explicados, etc. Pero a mi me fascinaban: Supongo que llegué a ellas por la colección el 7mo circulo (que dirigían Borges y Bioy) y que compraba en tiendas de libros usados. pero puede ser que mi gusto púber por las historietas me haya dejado en esa parada.
cuando fui "grande" para leer historietas, bueno, historias de detectives.
(si, a veces se es grande para leer historietas)(naaaa ¿que soy yo, la policía de la lectura? hay quien lee clásicos, hay quien lee historietas y hay quien lee la revista para ti...si alguien lee algo en especial, es porque allí encuentra lo que necesita)

me gusta pensar (es borgeano) que la literatura tiene un puñado de temas importantes sobre los que hay variaciones infinitas: la muerte, la traición, el amor, etc.  Y a cada tiempo su formato: un comic aborda lo mismo que Shakespeare y que un torpe blog de un lugar al sur del hemisferio, que una revista de mujeres llena de propagandas de perfumes caros que las compradoras de esa revista jamas podran comprar, un articulo hecho por un periodista que se quedo a medio camino....

Hoy me llego un comentario Magritte.y la geminiana ésta, yo, anduvo husmeando a ver que onda. Esto no es una pipa, esto no es una sirena, esto es un asesinato cuyo asesino está cercado.

El asesino amenazado, Magritte Resultado de imagen para el asesino amenazado

es desagradable, no me lo nieguen. Es inquietante. Supuse que debía haber (y debe haber) cuentos sobre este cuadro. No los encontré pero si la frase de De Quincey, que tambien subvertía la logica del in crescendo que se le supone a los vicios.... Empezamos asesinando y terminamos no lavandonos las manos después de orinar.
La frase es esta.
Si un hombre se deja tentar por un asesinato, poco después piensa que el robo no tiene importancia, y del robo pasa a la bebida y a no respetar los sábados, y de esto pasa a la negligencia de los modales y al abandono de sus deberes.
Le escribiré un cuento a esta pintura. Otro, una variación mas. ¿cual es el tema aqui? Lo inquietante, lo siniestro. Como en casi todo Magritte.


La música en el departamento de la señorita Nicole



En Bélgica tenemos costumbres particulares, como festejar el Carnaval, el día del Armisticio y el Día de la Dinastía.
Fue justamente un 15 de noviembre. Lo recuerdo bien, por que la calle estaba luminosa de fuegos artificiales y salves a nuestro Rey, cualquiera que fuera.
El dia de la dinastía ( o como yo lo llamo, el día del rey) había un inusual movimiento en nuestra casa de departamentos. Amberes es una ciudad prolija, no nos gusta el desorden. Y mucho menos lo inesperado. En cuanto a la música del departamento de al lado, a mi no me parecía una desprolijidad, me ponía feliz saber que allí vivía la Señorita Nicole.
Vivíamos (algunas familias, pero en su mayoría señoras y señoritas y caballeros solos, de conducta proba) a pocas cuadras de la Plaza del Mercado. Nuestro edificio estaba un poco deteriorado, no lo niego, pero las zonas comunes estaban relucientes porque Madame Anne cuidaba de ello. No se podía contar con ella después de la cena, porque se rumoreaba que bebía demasiado, y no atendía la portería, ni que le golpearan hasta el mal gusto. Nadie la había visto bebida, y en las mañanas jamas yo noté signo de resaca alguna. Mi departamento era de los grandes, antes de morir madre recibiamos muchas visitas.
Ese día yo no había trabajado y tampoco pude asistir a los festejos.No había logrado cumplir mi proposito del día. Apretaba un diamante pequeño para hacer algo que jamás hice, y que de haberlo hecho hubiera sido la salvación de la señorita Nicole y tal vez mi perdición.
Inquieto por el asuntillo del diamante, me asomé a mi balcón y lo que ví fue asombroso. Del balcón que sigue al mio, tres policías - lo supe después- estaban atisbando el pequeño departamento de la Srta. Nicole.
Estaba aterrado. ¿como podían espiarla tres hombres? Ella nunca lo hubiera permitido. Era la mas bella de todas las mujeres de Amberes. Yo sentía que era muy mayor para abordarla, apenas la saludaba, moviendo mi sombrero cuando nos encontrábamos en las escaleras y una vez ella me sonrió cuando la ayudé con un paquete rústico,que no podía cargar. Fue para mi muy embarazoso ofrecerle mi ayuda. Temí que lo tomara a mal.
Mi compañero de la tienda (yo trabajaba entonces y ahora soy gerente de un pequeño negocio que vende diamantes a los turistas que nos visitan) me animaba a que le hablara. Decía que los 20 años que nos separaban no serían obstaculo, y que mi honra y mis antecedentes eran intachables, que cualquier jovencita de provincias se sentiría honrada de ser mi mujer.
Me había ido animando e incluso había pensado en decirle que fuéramos a ver los fuegos artificiales, ensayando la invitación frente a la luna del espejo de mi vestidor.
Por eso era una burla lo de los hombres espiandola. Salí al palier asustado y confuso, con la determinación de ir a golpearle la puerta y sacarla de esa situación. Mi sorpresa fue enorme cuando vi su puerta abierta de par en par, y frente a la arcada de su dormitorio,  dos hombres con sombrero de hongo (después también supe que eran policías) flanqueandolo  Ambos estaban armados: uno con una red, de la que usan para rescatar suicidas que se tiran de las terrazas de los edificios, el otro con una porra.
Me miraron con desprecio y me indicaron con los ojos que salga de allí. Yo, sin embargo, me quede mirando a los del balcón, frente a frente. Y ellos me miraron.
Por eso no pude ver a la Señorita Nicole desnuda en la cama, con la boca sangrando, sin vello en sus partes nobles, Y lo agradezco: Eso lo leí mas tarde en el periodico, que recibiá hombres a cambios de favores. Y que todo ello sucedía después de la hora en que yo me solía retirar a dormir. Ella escuchaba por las noches opera, y por eso, parece ser, que jamas habían atravesado nuestras paredes susurros non sanctos.
Atronaba una opera de Wagner. Dicen que el que la asesinó era un cliente de sus favores. Dicen que la señorita Nicole era una vagabunda o algo peor.
Desde ese año, el Día del Rey me trae en los estallidos de los fuegos artificiales, la música de Wagner, mezclada y el olor del hospital en las narinas, denso e inolvidable, antes de desmayarme me atragante con el diamantito, que quedo atorado hasta que me hicieron la maniobra que permitió que lo escupiera. y luego,  desmayado  me sacaron de allí, con el asesino y la pobre señorita Nicole, en dos bolsas de forenses. Ella cuentan que fue ahorcada con su precioso foulard blanco, él, con la cabeza destrozada a garrotazos, yo sangrando un poco por la boca porque al salir el diamante me raspo, pero sin el bochorno de estar consciente mientras pasaba. Ambos dos, ella y yo, sangrando por la boca.
Yo había comprado para ella en nuestra tienda, a buen precio, esa piedrita para regalarle si accedía a mi enamoramiento. Los hombres somos tontos de capirote. Las mujeres, criaturas sorprendentes.



11 comentarios:

  1. el lenguaje engolado, quiso remedar las traducciones de aquellas novelas, empalagoso y poco eficaz. No se porque hago esas cosas y no escribo como me a fatto mamma!!!

    ResponderEliminar
  2. A la vuelta de la calle Morgue, justo.

    ResponderEliminar
  3. Mis primeras lecturas de policiales han ido más por el policial de enigma. Y también he leído novelas negras como La maldición de Dain, de Dashiel Hammet, que creo que escribió pulp.
    Me gusta el relato que escribiste a partir de la pintura. Tiene sentido el lenguaje, podría ser el de alguien inexperto. Y es impactante la idea de que alguien se decide a declararse, llevando una joya para encontrarla asesinada.
    Me gusta que el personaje no se haya desilusionado al saber la actividad de la señorita Nicole.
    Que infortunio.

    Me dio pensar que podría tratarse del asesinato de una modelo de dibujo pintura, que el asesino la dibujo o pintó luego de asesinarla. Pero tu idea está bien desarrollada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. sabiendo que ud. dibuja con modelo viva, su reflexion es, porque no decirlo, escalofriante.

    ResponderEliminar
  5. me parece importante haber leído de todo pero leer. El cuento es muy bueno, atrapante y equilibrado.Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Mirá para dónde disparó un simple comentario. Felicitaciones Nilda, muy buen relato policial.
    Magritte fue un genio, aún me sigue sorprendiendo lo que causa en algunas personas. Te descoloca.

    Coincido, o del Demiurgo es escalofriante. Así podría arrancar una serie policial. Un tipo que dibuja y hace un comentario así. Pantalla en negro, título, actores, planos cercanos a una carbonilla garabateando una cara de mujer, unas piernas... panorámica de la ciudad.
    Abrazo a ambos! Me siguen sorprendiendo uds también

    ResponderEliminar
  7. En honor a ud. y al asesino cereal potencial demiurgo hice una version conurbana de este relato. No la pude meter en este comentario, por larga, pero se la mande al blog. No es necesario que la lea, con una mirada por arriba verá que diferente suena.

    ResponderEliminar
  8. Cierto, la pintura es, como mínimo, inquietante.
    El relato es interesante, también.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  9. otro homenaje.... https://tigrero-literario.blogspot.com.ar/2016/12/un-paseito-por-el-gran-buenos-aires.html y bueno, si yo no me hago propaganda quien sino??

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.