Marguerite Duras.

El deseo es una actividad latente y en eso se parece a la escritura: se desea como se escribe, siempre."

*Marguerite Duras, entrevista en Le Nouvel Observateur, 14 de noviembre de 1986.-

viernes, 18 de noviembre de 2016

ideas fijas.

tengo dos o tres preocupaciones que me estan matando, como un succionador infernal me llevan todo la fuerza , me debilito, finjo estar como siempre pero solo es caretear.
Pienso como será que te digan que tenes un cáncer, y saber que la lucha recién empieza y ya estas cansada. Hay ideas que son cánceres, que te corroen, te lamen las heridas dejandotelas en carne viva. una noria, un laberinto,  Un tipo que vi donde trabajaba se colgó de una viga para no seguir consumiendo paco. La viga se cayó y el tipo siguió viviendo. Ideas obsesivas,
Mi abuela se suicidó. intento varias veces y al final le salio bien: Mi tio se suicidó, se tiro como del borde de una pileta, pero era un anden y el tren venía. Mi madrina se suicido, tomo acido muriatico porque así no habría vuelta. Tengo mas años que todos esos suicidas y soy -quien me conoce lo sabe- una mina pulenta, sin embargo yo se (todos lo sabemos) la pregnancia que puede tener una idea obsesiva. No somos crios.

..)No hay nada mas bello y perturbador que una idea fija. Inmóvil, detenida, un eje, un polo magnético, un campo de fuerzas psíquico que atrae y devora todo lo que encuentra. ¿Ha visto alguna vez una luz imantada? Se traga todos los insectos que se le acercan, los trata como si fueran de fierro. He visto volar interminablemente a una mariposa en el mismo lugar hasta morir de fatiga.(...) he visto construirse obsesiones como castillos de arena, solo se necesita un acontecimiento que nos altere dràsticamente la vida. Un acontecimiento o una persona, dice mi padre, de los que no podamos discernir si nos ha cambiado la vida para bien o para mal. La estructura de una paradoja, dice Steve, un acontecimiento doble o vacilante en su ser. Nos marca, pero es moralmente ambiguo.(...) La obsesión nos hace perder el sentido del tiempo, uno confunde el pasado con el remordimiento
Ricardo Piglia  (Prisión Perpetua- Cap.1)

5 comentarios:

  1. Me pasa igual, a veces parece que se olvidaron, pero no, ahí están, presentes porque nunca se fueron, riendo del intento de solución. De vez en cuando las curto, quedan mas limpias, siempre quedando.

    ResponderEliminar
  2. Sé lo que se siente. Pueden ser más molestas que los acufenos. Y yo conozco lo que es tener acufenos e ideas fijas. Así que puedo comparar. Y no es fácil liberarse de las ideas fijas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. sabe que Demiurgo ? con esos dos elementos, contar como se sienten los acufenos y las ideas fijas, no tiene un cuento: tiene una novela: para que quiere a las musas? Ademas ¿quien no es una persona con "problemitas"? Todos lo somos, todos tenemos cosas raras, nadie es normal.

    ResponderEliminar
  4. Normal? Para que?? Para hacer cosas normales? Mejor hagamos cosas locas, cagadas incluso, pero que valgan la pena...

    Al suicida no lo entiendo, no lo puedo ver desde ningún ángulo... 😒

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

Alejandro Crotto y un poema cuya erótica puede pasar desapercibida a un lector desatento.

COMO CRECIENDO EN EL CARBÓN LA BRASA Entonces, de repente, percibir, como creciendo en el carbón la brasa, en cada cosa, ahora, alrededor...