Sueño con stalkers.

La indiferencia -real, no la fingida, es el peor de los desprecios y el bálsamo sanador de aquella herída que te hace quien no te quiere bien: Valido para las injurias hechas por quienes sin ser importantes para vos irrumpen en tu vida, llevando por delante tus cosas, . 
Hay algo malsano, podrido,  en prestarle atención a esas lastimaduras, en mirar al agresor atentamente, en darle consistencia.
 Será que andamos buscando gente que nos culpe, que nos haga un poquitin cargo de sus miserias, para así pagarle al superyo, ese juez bizarro que  todo el tiempo le pide a los lacayos que nos corten la cabeza.
No hay otra explicación; en este sueño mi hater se abría un facebook alternativo para pedir ayuda a otros para hacerme el mal. Yo entraba y miraba esas descalificaciones. Pensaba, en el mismo sueño, que eso dejaría de hacerme mella, con solo no mirar. Y sin embargo entraba y miraba, stalker onírica.
Si es verdad, como creían los antiguos,  que los sueños enseñan algo, trataré de aprender del de la noche pasada. 
Ya estoy grande, mejor mina de lo que fui, no voy a ser. No he acumulado los créditos suficientes para ser  mala, creo que me gané un pase al inexistente reino de lo cielos
Si me comí la tarta de la reina, era porque estaba hambreada, y la reina no era una reina, simplemente era una idiota, que se las daba de reina.
Yo, tranquila venancio, tranquila.






Comentarios

Entradas populares de este blog

nosotros, los normales.

Erotica 2

literatura negra.