Marguerite Duras.

El deseo es una actividad latente y en eso se parece a la escritura: se desea como se escribe, siempre."

*Marguerite Duras, entrevista en Le Nouvel Observateur, 14 de noviembre de 1986.-

martes, 10 de mayo de 2016

Ya no era la nueva, habían entrado como cinco mas , aunque dos se habian ido a la semana, muchos no aguantaban, el sueldo era mediocre y el trato era de regular a indiferente.
Quedaba claro que todos, incluso los antiguos, los que habian entrado de recien recibidos y ahora mostraban fotos de los nietos, eran cosas.
Intercambiables
Como los rulemanes de Tiempos Modernos. Las personas al servicio de las maquinas institucionales.
Si funcionabas aceitadamente, la maquina funcionaba. Si entorpecias, se cambiaba la pieza.
Pero hablando en el bar de abajo con otras personas del edificio, gerentes medios de empresas mucho grandes y notorias, de esas en las que te imaginas exitoso, hablo de cosas como Microsoft, todos sentían en mismo vacio existencial.
Los pueblos y las ciudades chicas te oprimen. En las ciudades  te quedas solo.
Ya no era la nueva, pero nadie le daba mucha bola. En el baño de mujeres no se podia sumar a los rumores sobre otras mujeres de otros departamentos de la Empresa. Nunca se le ocurria nada gracioso para decir. En la zona de fumadores en la planta baja, ese ghetto tampoco. Salvo hablar del cigarrillo, del aumento del tabaco, de que todos quisimos dejar, alguna vez.
El lindo ese de Legales tenia exactamente 13 años menos que ella. Hace un par de semanas los de Recursos Humanos le habia llevado un globo para el escritorio y torta y habian animado a todo el piso a acercarse. Esta empresa no pagaba bien, pero gastaba en boludeces, para ella absolutamente extrañas, por venir de lo publico, donde no había ni higienico en el baño.
(Había higienico porque Martita juntaba la plata para el bidon de agua mineral y para el papel higienico cada vez que cobraban).
Ella se habia acercado e incluso le habia dado un beso de compromiso, para no parecer cortada.
El la habia apretado demasiado en el abrazo y habia sido agradable ese abrazo de amigo aunque no fuera su amigo. Los abrazos hacen bien (lo vi en un youtube que compartio mi hermana menor) y Legales lo habia probado.
Como no era la nueva le pareció inadecuado que este viernes en el ascensor Legales le dijera, "nueva, no se como te llamas"
Ya no soy nueva, estoy hace 5 meses.
Claro, entraste cuando hubo ese ingreso donde entraron 20.
Si, creo que si, pero en el Departamento fui la unica nueva.
Por eso sos la nueva.
Cuando se abrió la puerta del edificio



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

Alejandro Crotto y un poema cuya erótica puede pasar desapercibida a un lector desatento.

COMO CRECIENDO EN EL CARBÓN LA BRASA Entonces, de repente, percibir, como creciendo en el carbón la brasa, en cada cosa, ahora, alrededor...