a los lectores de este blog

mandenme en un post cualquiera,en comentarios, los links a los blogs que escriben. Quiero leerlos, como uds. a mi y he perdido el rumbo. Prometo pasar por todos. Estoy tejiendo blogues.


un poema de Mariana Kruk

# (de "fuego o nada")

#

cualquier vicio
conjuga por igual
placer y riesgo.
tu boca se prestaba
y yo,
ludópata del amor,
no me iba a tirar a menos.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

que cuenta de como salir finalista en un concurso me costarìa 1440 pesos. Ganar un concurso, para mi, es otra cosa.

A veces mando cuentos o poemas a concursos. También mande un cuento a la revista La mujer de mi vida, a una sección que los pedía y ni dio cuenta del recibido.
Salí finalista en dos y ahora con este, en tres. El primero es el Metrovias del 2010 y el segundo Veredas de Sueño, de la Municipalidad de Lomas que se hizo en 2012 y todavia no entregaron los premios ni editaron los libros, una mierda, vea lo que le digo.

En este caso, salir finalista cuesta plata, parece. No voy a poner un mango. Mi vanidad no llega a tanto.
La editorial De los cuatro vientos dio difusión a un concurso que  llamó XXIX Certamen Internacional de Poesía y Narrativa Breve. Dicen que recibieron 810 participantes y que un cuento mio salió entre los 170 elegidos. Hasta acá, alegría y confite.
Pero para publicarlo tengo que pagar 180 mangos por pagina y La Joya del Atlántico dicen que tiene 8. O sea 1440 $ y me dan diploma y 32 ejemplares.

Que se yo. Ni en pedo. Para eso me autoedito. Y ya. Casi preferiría no haber ganado nada. Un premio es otra cosa.

3 comentarios:

  1. quiero destacar lo que vale, el cuento es precioso ! y fue elegido entre un montón ! felicitaciones !
    el resto es lamentable.

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo la mente podrida, para mi hicieron 810 propuestas similares a la tuya.

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

Alejandro Crotto y un poema cuya erótica puede pasar desapercibida a un lector desatento.

COMO CRECIENDO EN EL CARBÓN LA BRASA Entonces, de repente, percibir, como creciendo en el carbón la brasa, en cada cosa, ahora, alrededor...