a los lectores de este blog

mandenme en un post cualquiera,en comentarios, los links a los blogs que escriben. Quiero leerlos, como uds. a mi y he perdido el rumbo. Prometo pasar por todos. Estoy tejiendo blogues.


un poema de Mariana Kruk

# (de "fuego o nada")

#

cualquier vicio
conjuga por igual
placer y riesgo.
tu boca se prestaba
y yo,
ludópata del amor,
no me iba a tirar a menos.

sábado, 12 de octubre de 2013

hablar de mas.

Si algo cambiaria en mi vida, es que hablo de mas.
Cuando era niña, mi vieja me retaba y yo le discutia, argumentaba, me defendia. Terminaba recibiendo un golpe. NO aprendí.
Una vez me hubiera cortado con las venas con una galletita porque me llamo un compañero de facultad, un tal Eduardo y al atenderlo le dije hola edu, yo crei que eras un primo medio puto que se llama igual: No era eduardo el de la facultad, era el primo puto. Un puto de antes, no asumido, secreto, doblado en 8 adentro del closet.
Asi me fue en la vida, portavoz de nada, abuela de la nada, hablando de mas.
Igual abomino de la gente que no te dice nada, del que se calla lo necesario.
Como en todas las cosas, los griegos tenian la posta: la virtud (la arete) era el justo medio, ni de mas ni de menos.
Vi esta propaganda y me sentì indentificada.  Las cosas como son.

3 comentarios:

  1. Mi boca me a hecho popular como un ilustre pelotudo, cosa que no es gratis ya que por lo general viene acompañado con situaciones calificadas con los mas horrendos adjetivos del cual uno es responsable.
    "Estómago resfriáu", que le dicen.
    Llevo mi pelotudez con honra, no me queda otra.

    ResponderEliminar
  2. jaja me hizo reír el comentario de arriba... y yo que iba aponer que era cosa de mujeres! jaja... y bueno, a veces pasa... aunque si es tooodo le tiempo es para cosércela un poco... salu2...

    ResponderEliminar
  3. jaja, es mejor no tener pelos en la lengua. no quedan muy bien, no?

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

Alejandro Crotto y un poema cuya erótica puede pasar desapercibida a un lector desatento.

COMO CRECIENDO EN EL CARBÓN LA BRASA Entonces, de repente, percibir, como creciendo en el carbón la brasa, en cada cosa, ahora, alrededor...