un poema que escribi para el otro blog, pero que le correspondia, con rigor, a este.

La otra, yo.

La generosa, la mezquina
la que cuenta los dientes del caballo
la que espera las gracias
(la Gracia)
entongada con 
palabras fuleras 
que molestan
a la hora de tragarse la saliva.

La ilusa, la canalla
la que vivió equivocada
y pensó hipótesis
que no logró verificar
con el método científico
de la prueba y el descarte.

La mejor, la peor
la que elige palabras con gusto,
con textura,
olorosas.
La que no entiende lo que pasa,
la que se confunde a cada rato

La iluminada,
la mejor de todas
esa a la que no le entra en el marote
que las promesas
eran metáforas
chistes
chachara de living room.

La solemne a destiempo
que espera boludamente
 que le den explicaciones cuando la jodieron
o lo que sea

La otra,
la que sigue soñando
la que quema las naves
pero apaga los incendios
la que tiene el reloj a deshora
de la vigilia
de la necesidad
de las patas en la tierra
de la verdad verdadera
cualquier cosa
que eso signifique
La otra,
yo



 

Comentarios

  1. Si, esa que mas o menos conocemos, la sirena.
    Muy lindo poema.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Allá lejos y hace tiempo escribí una palabras que luego,al leerlas,me percaté eran para mí,eran más mías porque me delineaban de adentro hacia afuera con una perfección pasmosa!!

    P.D.:Hace poco,limpiando y reordenando el placard y demases encontré aquellas palabras y sentí una mezcla extraña de dolor y verguenza,por supuesto que las volví a archivar,pero esta vez con la cautela necesaria como para no volver a toparme con ellas/yo...

    BESOS IDENTIFICADOS

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

Entradas populares de este blog

nosotros, los normales.

Erotica 2

literatura negra.