a los lectores de este blog

mandenme en un post cualquiera,en comentarios, los links a los blogs que escriben. Quiero leerlos, como uds. a mi y he perdido el rumbo. Prometo pasar por todos. Estoy tejiendo blogues.


un poema de Mariana Kruk

# (de "fuego o nada")

#

cualquier vicio
conjuga por igual
placer y riesgo.
tu boca se prestaba
y yo,
ludópata del amor,
no me iba a tirar a menos.

jueves, 18 de noviembre de 2010

La noche se puso intima como una pequeña plaza.

La primera vez que entre en la Roberto Arlt, una plaza rara para cuando se hizo Y otra, que no era precisamente una plaza, pero era una calle intima: el pasaje Seaver, ahora alli esta la continuacion de la nueve de Julio cuando derrapa en el bajo. Ahi estaba con su pequeño burlesque, sus escaleras al final que te hacian creer en Paris. Y bueno, Lorca escribio este verso, en un poema que tiene versos inolvidables. Y no exagero: lo aprendi en primer año, para un "equipo" de Geografia, nos habia tocado España, fuimos a buscar afiches a la Embajada (use ese cacho de vida para mi novela Kandor) y recitamos este Romance Sonambulo. Eso de trescientas rosas morenas: cualquiera que haya sangrado sabe que cada pequeña sangre arma una rosa y si el sangrado sigue rosa sobre rosa sobre rosa.
Como el maestro de Ciruela, voy a marcar lo que me gusta, para eso tengo un blog, para boludear tranquila si total nadie me esponsorea  y cualquier cosa que haga es igual de arbitraria.

Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar
y el caballo en la montaña.
Con la sombra en la cintura
ella sueña en su baranda,
verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Verde que te quiero verde.
Bajo la luna gitana,
las cosas le están mirando
y ella no puede mirarlas.

              *
Verde que te quiero verde.
Grandes estrellas de escarcha,
vienen con el pez de sombra
que abre el camino del alba.
La higuera frota su viento
con la lija de sus ramas,
y el monte, gato garduño,
eriza sus pitas agrias.
¿Pero quién vendrá? ¿Y por dónde...?
Ella sigue en su baranda,
verde carne, pelo verde,
soñando en la mar amarga.

              *
Compadre, quiero cambiar
mi caballo por su casa,
mi montura por su espejo,
mi cuchillo por su manta.
Compadre, vengo sangrando,
desde los montes de Cabra.
Si yo pudiera, mocito,
ese trato se cerraba.
Pero yo ya no soy yo,
ni mi casa es ya mi casa.
Compadre, quiero morir
decentemente en mi cama.
De acero, si puede ser,
con las sábanas de holanda.
¿No ves la herida que tengo
desde el pecho a la garganta?
Trescientas rosas morenas
lleva tu pechera blanca.
Tu sangre rezuma y huele
alrededor de tu faja.

Pero yo ya no soy yo,
ni mi casa es ya mi casa.
Dejadme subir al menos
hasta las altas barandas,
dejadme subir, dejadme,
hasta las verdes barandas.
Barandales de la luna
por donde retumba el agua.
              *
Ya suben los dos compadres
hacia las altas barandas.
Dejando un rastro de sangre.
Dejando un rastro de lágrimas.
Temblaban en los tejados
farolillos de hojalata.
Mil panderos de cristal,
herían la madrugada.

              *
Verde que te quiero verde,
verde viento, verdes ramas.
Los dos compadres subieron.
El largo viento, dejaba
en la boca un raro gusto
de hiel, de menta y de albahaca.

¡Compadre! ¿Dónde está, dime?
¿Dónde está mi niña amarga?
¡Cuántas veces te esperó!
¡Cuántas veces te esperara,
cara fresca, negro pelo,
en esta verde baranda!
              *
Sobre el rostro del aljibe
se mecía la gitana.
Verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Un carámbano de luna
la sostiene sobre el agua.
La noche su puso íntima
como una pequeña plaza.
Guardias civiles borrachos,
en la puerta golpeaban.

Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar.
Y el caballo en la montaña.

2 de agosto de 1924

3 comentarios:

  1. Yo iba a pasear perros en los '70 a esa plaza, buenos recuerdos hasta que nos corría la federal. Y es Siruela, Maestro Siruela.

    ResponderEliminar
  2. Qué buena cita, che! Me gustó la arbitrariedad de las partes seleccionadas.

    Perdón por no comentar seguido, ando hasta la manija con la bendita maestría!

    Buen fin de semana, a disfrutar el sol, eh? Beso

    ResponderEliminar
  3. yo pienso,en este preciso instante y no antes, que si ella estaba en la baranda verde carne, pelo verde, soñando la mar amarga, era (a no dudarlo) una puta sirena.

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

Alejandro Crotto y un poema cuya erótica puede pasar desapercibida a un lector desatento.

COMO CRECIENDO EN EL CARBÓN LA BRASA Entonces, de repente, percibir, como creciendo en el carbón la brasa, en cada cosa, ahora, alrededor...