me fui de vacaciones, hasta la vuelta

vacaciones

vacaciones
hasta la vuelta

Marguerite Duras.

El deseo es una actividad latente y en eso se parece a la escritura: se desea como se escribe, siempre."

*Marguerite Duras, entrevista en Le Nouvel Observateur, 14 de noviembre de 1986.-

lunes, 16 de agosto de 2010

pueblo

Mi prima la mas chica me dijo que una temporada con ellas iba a ser como aquella película en la que una tecnologìa te borraba los recuerdos, que la iba a pasar muy bien, que Vallejos no era Buenos Aires, donde nadie le da bola a nadie. Que era mi casa.
Ellas tienen la "confitería" , que antes fue de mi tío, y antes aùn de mis abuelos. Alli se cocina el pueblo entero, su politica sus transas sus amores.Mi apellido en Coronel Vallejos es algo. Las mujeres Sabatini fueron cinco y dieron seis mujeres. Yo soy una, la única extranjera. Una flor exotica. Una orquidea porteña
Ir era cuestión de justicia. Volviste, dijeron cuando llegue, aunque nunca había sido de allí, solo visita.
Ese pueblo corre por mis venas, por mas que nunca hubiera permanecido mas que algún verano completo, en el mejor de los casos, en cuarenta y ocho años que llevo encima. Los apellidos de sus habitantes celebres mapean mi historia. Los Perez Millan, los Arribagaray, los Oneto, siempre supe de sus embarazos, sus trapos sucios, sus alegrías porque en la mesa familiar Coronel Vallejos estaba a la vuelta de Palermo, ahí nomas.
Con mis viejos muertos y mis primas grandes y un osobucco en el alma,relleno por una pasta de desaliento, de convicción de que no hay futuro en esa relación donde yo di todo y el tiraba algunas maderitas para que el fuego lo siguiera calentando, hasta que amainara el frió, no se, Coronel Vallejos y mis primas fueron la unica opcion
Asi que arme una valija con mi ropa (las mejores no por mi, para no dejar mal a la familia) y dije que iba a condición de que no me trataran como visita y de poder trabajar en "Las Orquideas", haciendo el te, y amasar el Rogel, receta de familia, mas guardada como secreto que las infidelidades de mi abuelo don Ramón y para la que yo tengo una mano especial, todos lo dicen. El mejor Rogel.
De mi paso por allí, nada que contar. Que mis primas tienen hijos de todos los tamaños y hasta hay nietos. Que los maridos me miraban algunos con lastima y algunos (para mi sorpresa) haciendose los langas con la porteña -ellos no son Sabatini, ellos ven a la porteña-Que todos los viejos se regodeaban en encontrarme parecidos obvios, que tuve que escuchar demasiadas veces las historias de los inicios de medico pediatra de mi padre, sus logros de deportista, lo bella que era mi madre, lo que lamento "todo el pueblo" que se fueran a Buenos Aires antes de que yo naciera. Los jovenes me metían en una árbol genealógico local y desaparecía como novedad a los cinco minutos.
Algo que contar, si. Que mi prima la chica me llevo de la Chana.
La Chana no es la Chana, es la criada de la Chana. La Chana original ya murió,pero con ella vivía una chiquita diez años menos que yo y que retomo el negocio. O el arte. Es la que cura los males de amor. Sabe mas secretos que el cura y el boga juntos. Mas secreto que la propaladora.
Y no los cuenta, lo que le hace mas fama que la eficacia de sus remedios.
Ella me dijo: se por que viniste. Eso no me llamo la atención porque en Coronel Vallejos hasta el tipo del ciber sabia que yo fui porque me quede sola como un perro, que no me quisieron bien y que me estaba enfermando tanto que a mis primas no les quedo otra que venirme a buscar del forro del orto por miedo a que tuvieran que venir mas temprano que tarde a vaciar el piso que los Sabatini tuvieron desde siempre en el barrio de Palermo.
La Chana joven me miro y me dijo, no vas a sufrir mas, quedate tranquila. Recito unos latines fuera de época, entre dientes, mirando de soslayo.
Y asi, mirandome de costado, con sus pestañas tupidas de cabecita negra, me alcanzo una caja vieja, me dijo tengo algo para vos que aguarda desde el día que doña Marcela (mi madre) pidió que le sacaran un maldeamor. La Chana (la otra Chana) le dio la posibilidad de sacarle el maldeamor del ama, se lo opero y lo guardo acá. Y ahora yo te lo doy, lo enterrás en un pocito (siguiendo expresas instrucciones que incluían una vía de tren, hojitas de romero, un poco de harina y leche, un atardecer con lluvia) y te vas a olvidar de el.
Y yo hice todo, y estoy acá, en mi ventana donde Vallejos, el rogel de la familia, y los cuentos del malamor de las mujeres Sabatini son hojarasca.
Y espero.
Olvidarte, eso espero.

4 comentarios:

  1. deliciosas criaturas perfumadas.16 de agosto de 2010, 11:18

    BIEN QUE LE GUSTARIA A LA SIRENA SER UN PERSONAJE DE PUIG. NO LE DA EL CUERO, CLARO QUE NO .
    PERO PROBE CON UN MONTON DE NOMBRES DE PUEBLO Y TENIA QUE SER VALLEJOS. ERA EL UNICO CREIBLE. UD. PONGASE A HACERME UNA GUIA PARA QUE ME INVITEN A PICNIC DE LA PRIMAVERA PORQUE EL CONJURO DE LA CHANA CHICA NO ME FUNCIONO.

    ResponderEliminar
  2. Monte, San Miguel del Monte. ahí tiene que ir la Sirena a nadar en las aguas (turbias) de la laguna. Mi abuela, que era sabia, y que vivió en Monte, decía que una mujer que toma agua de Monte se cura de mal de amores, y se enamora para toda la vida.
    (no le puedo asegurar la efectividad del asunto, tomé miles de litros durante mi vida y no hizo demasiado efecto. Pero ahora que lo pienso, hace más de 10 años no voy a Monte! Si se anima, cuando tenga el registro de Sirena habilitada, nos vamos un fin de semana y nos zambullimos en las aguas curadoras, total....l LLEVAMOS A LA cHANA TAMBIÉN, QUÉ JODER!)

    ResponderEliminar
  3. Toda mi familia viene de un pueblo chico, esas pequeñas miserias que son tan visibles en un lugar chico las vi mil veces en este fin de semana que pasó! Si alguno de los métodos sutiera efecto pasá la receta! jajajaja!

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.