a los lectores de este blog

mandenme en un post cualquiera,en comentarios, los links a los blogs que escriben. Quiero leerlos, como uds. a mi y he perdido el rumbo. Prometo pasar por todos. Estoy tejiendo blogues.


un poema de Mariana Kruk

# (de "fuego o nada")

#

cualquier vicio
conjuga por igual
placer y riesgo.
tu boca se prestaba
y yo,
ludópata del amor,
no me iba a tirar a menos.

domingo, 20 de junio de 2010

La Maga es una sirena.

Yo no se porque las mujeres queriamos ser La Maga. No la habia pasado bien, juntaba hojas por ahi, se le moria el hijo, el pequeño Rocamadour, sin que lo hubiera cuidado lo necesario, y Olivera no era un incondicional, la queria pero no.
Yo creo que queria ser como la maga porque ella decia cosas como esta (en realidad este pedazo de relato descontextualiza algo horrible que le pasa en su casa del Cerro, tan horrible que me lo creo y no tengo ganas de contarselo a Ud., por que es como si La Maga hubiera existido y como si lo que le paso, le  hubiera pasado, y yo quisiera cuidarla)
Esa noche yo tenía la ropa pegada, todos tomaban y tomaban mate, dos o tres veces salí y fui a beber de una canilla que había en el patio entre los malvones. Me parecía que el agua de esa canilla era más fresca. No había ni una estrella, los malvones olían áspero, son unas plantas groseras, hermosísimas, usted tendría que acariciar una hoja de malvón. Las otras piezas ya habían apagado la luz, papá se había ido al boliche del tuerto Ramos, yo entré el banquito, el mate y la pava vacía que él siempre dejaba en la puerta y que nos iban a robar los vagos del baldío de al lado. Me acuerdo que cuando crucé el patio salió un poco la luna y me paré a mirar, la luna siempre me daba como frío, puse la cara para que desde las estrellas pudieran verme, yo creía en esas cosas, tenía nada más que trece años.

5 comentarios:

  1. que pelotuda!! no se porque supongo que el amable lector sabe que estoy hablando de Rayuela, que estoy hablando de Cortazar.

    ResponderEliminar
  2. Ninguna pelotuda Nilda, si lo sabíamos.

    Au revoir.

    ResponderEliminar
  3. puf...y tambien queriamos ser samantha, otra perdedora, terrible perdedora, una sirena de arriba abajo, la de las flores robadas en los jardines de su barrio de la niñez...
    Que perdedora esa mina, se lo merece, por pequeña putita. Una terrible sirena: para que se componga.
    ¿porque las mujeres eligen perdedoras para identificarse???? digamelo.
    (bah, que me va a decir a ud. Imposible que lo sepa)
    ¿alguien se acuerda de flores robadas, libro inmerecidamente olvidado de un autor merecidamente odiado?
    En el ranking sirenil, primero la maga, despues la samantha de quilmes.
    madame bovari soy yo.

    ResponderEliminar
  4. A mí me hubiera faltado coraje pa ser la Maga, ergo tampoco una sirena. Soy de la Ciudad Terrestre como decía el bueno de Leopoldo M. Una cagona.

    ResponderEliminar
  5. pero Grace, yo la leo atentamente y siempre dice eso de ud.
    No creo. Ud. es una puta sirena, igual que la que suscribe.

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

Alejandro Crotto y un poema cuya erótica puede pasar desapercibida a un lector desatento.

COMO CRECIENDO EN EL CARBÓN LA BRASA Entonces, de repente, percibir, como creciendo en el carbón la brasa, en cada cosa, ahora, alrededor...