Marguerite Duras.

El deseo es una actividad latente y en eso se parece a la escritura: se desea como se escribe, siempre."

*Marguerite Duras, entrevista en Le Nouvel Observateur, 14 de noviembre de 1986.-

domingo, 28 de marzo de 2010

La leccion del maestro.


Necesitamos manual de instrucciones para andar por la vida. Asi como estamos solo tropezamos con la piedra, nos agujereamos las medias, y nos sangran las rodillas. No tenemos un puto pañuelo carilina, y encima ese dia seguro que teniamos que ir a una entrevista de laburo. Asi nos va.

Entonces, con la responsabilidad civica que me compete por tener un blog me he decidido recurrir a la sabiduria ancestral. Descarté a Cohelo, a Chopra, al Guru Majarashi, a Charles Manson, a Bucay. Me interné (interné, no internet) en la cabala judia, en los libros sagrados vedas hindues (los cuatro, si señor) . Nada para nosotras, sin brujula estamos, en la noche aciaga.
Pero vino él, (en realidad El) y la obscuridad se hizo luz. Seguire sus consejos como una novicia, abjuraré de mis viejas faltas y vendrá un nuevo amanecer.


(otro servicio a la comunidad es la traduccion on line para mis visitantes del africa, portugal, islas maldivias y de pergamino, por ej. que no manyen el lunfa). Pidala y sera suya al increible precio de (nada, es gratis)

Cuando estés en la vereda y te fiche un bacanazo,
vos hacete la chitrula y no te le deschavés;
que no manye que estás lista al primer tiro de lazo
y que por un par de leones bien planchados te perdés.

Cuando vengas para el centro, caminá junando el suelo,
arrastrando los fanguyos y arrimada a la pared,
como si ya no tuvieras ilusiones ni consuelo,
pues, si no, dicen los giles que te han echao a perder.

Si ves unos guantes patito, ¡rajales!;
a un par de polainas, ¡rajales también!
A esos sobretodos con catorce ojales
no les des bolilla, porque 1e perdés;
a esos bigotitos de catorce líneas
que en vez de bigote son un espinel...
¡atenti, pebeta!, seguí mi consejo:
yo soy zorro viejo y te quiero bien.

Abajate la pollera por donde nace el tobillo,dejate crecer el pelo y un buen rodete lucí,
comprate un corsé de fierro con remaches y tornillos
y dale el olivo al polvo, a la crema y al carmín.Tomá leche con vainillas o chocolate con churros,
aunque estés en el momento propiamente del vermut.
Después comprate un bufoso y, cachando al primer turro,
por amores contrariados le hacés perder la salud.

6 comentarios:

  1. Esto sí que me gusta, nada de autoayuda, nada de esa literatura brahmaputra que se suele vender en las librerías respetables. El post anterior y éste: grandes, grandes...

    ResponderEliminar
  2. ud. y yo podriamos escribir libros de autoayuda grace y jubilarnos como docentes

    ResponderEliminar
  3. Si ves unos guantes patito, ¡rajales!

    yo lo sigo al pie de la letra

    ResponderEliminar
  4. hay que hacerle caso al Maestro, musidora. Basta de sufrir!!!
    Me voy a abajar la pollera, comerme unos churros con chocolate para subir las feromonas o quiza cazar al primer turro, no se muy bien que cosa primero.

    ResponderEliminar
  5. Aggiornando, debería leerse, en lugar de guantes patito, remera polo rosa, en lugar de polainas, panzones con bermudas, y en vez de bigotitos, esas barbas finiiiiiiiiiiiiiitas o las cejas depiladas. Hombres eran los de antes, que no te afanaban la pincita de depilar!
    (esto el google no lo traduce, pero hay que hacer la lista pa avivar sirenas gilastras...No es que uno no lo sea, ta claro)

    ResponderEliminar
  6. si, cuanta verdad...de hecho, hay más de un gil que anda diciendo que me he echao a perder...Que desgracia desgraciada

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

Alejandro Crotto y un poema cuya erótica puede pasar desapercibida a un lector desatento.

COMO CRECIENDO EN EL CARBÓN LA BRASA Entonces, de repente, percibir, como creciendo en el carbón la brasa, en cada cosa, ahora, alrededor...